La crisis en Hong Kong enfrenta a China con GB

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El embajador chino en Londres, Liu Xiaoming, instó a Reino Unido a “sacar las manos de Hong Kong”, al subrayar que ya no es una colonia británica, en respuesta a las críticas del gobierno británico a la represión de las protestas contra el gobierno hongkonés por la polémica ley de extradiciones, que pone en duda la autonomía del territorio.

“En la mente de algunas personas, Hong Kong aún está bajo el mandato británico. Han olvidado que ha vuelto a la madre patria. A ellos les digo: Saquen las manos de Hong Kong y muestren respeto”, reprochó Liu.

El Ministerio de Exteriores de China cargó en concreto contra el ministro de Exteriores de Reino Unido, Jeremy Hunt, quien es candidato a primer ministro del país y que el pasado martes amenazó al gigante asiático con ”graves consecuencias” si viola la Declaración Conjunta Chino-Británica por la cual Londres devolvió Hong Kong a Pekín en 1997.

“Mensaje al Gobierno chino: Las buenas relaciones entre países se basan en el respeto mutuo y en el cumplimiento de los acuerdos legalmente vinculantes entre ellos. Esa es la mejor forma de preservar la gran relación entre Reino Unido y China”: Jeremy Hunt, Canciller británico.

“Parece que está fantaseando con la antigua gloria del colonialismo británico y obsesionado con el mal hábito de criticar y dar lecciones sobre los asuntos de otros países de forma condescendiente”, insistió el portavoz ministerial Geng Shuang, en una rueda de prensa ayer, según la agencia de noticias Xinhua.

Geng recordó a Hunt que desde el 1 de julio de 1997 “los británicos no tienen ya la soberanía sobre Hong Kong, ni poder administrativo o de supervisión sobre este territorio. No tiene ninguna responsabilidad en absoluto”.

Hunt ratificó su postura. “Mensaje al gobierno chino: Las buenas relaciones entre países se basan en el respeto mutuo y en el cumplimiento de los acuerdos internacionaleslegalmente vinculantes. Esa es la mejor forma de preservar la gran relación entre Reino Unido y China”, escribió en Twitter.

Miles de hongkoneses volvieron a salir a las calles el pasado 1 de julio, el día en que se conmemoró el 22 aniversario de la devolución de Hong Kong a China por parte de Reino Unido, tras semanas de protesta contra una ley que permitiría la extradición al continente.

En esta ocasión, los manifestantes irrumpieron en la sede de la Asamblea Legislativa, que dio lugar a un fuerte enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, que intentaron desalojarlos. Más de 50 personas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad, de acuerdo con la prensa local.

“Parece que está fantaseando con la antigua gloria del colonialismo británica y obsesionado con el mal hábito de criticar y dar lecciones sobre los asuntos de otros países de forma condescendiente”: Geng Shuan, Portavoz ministerial chino.

La jefa administrativa de Hong Kong, Carrie Lam, afín al gobierno comunista chino, aseguró que ya suspendió el trámite parlamentario del borrador tras las protestas de junio, y aseguró el pasado martes que la ley de extradición “no volverá”, aunque expresó su enfado por la violencia de los manifestantes, que exigen su renuncia inmediata.

La posible injerencia británica en Hong Kong no sólo detona las alertas por  la posición de Reino Unido, sino por el deseo de volver a ser colonia del Imperio inglés, que millones de habitantes en la ciudad han expresado en las recientes movilizaciones.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.